viernes, 4 de junio de 2010

AY, SEÑOR SEÑOR!!

Mira que es díficil pillar el pc a solas en esta santa casa. Qué estoy pasando un mono de blog tremendo, pero qué además cuando lo pillo, tengo a toda la familia detrás de mi, mirando la tele y mirando lo que hago con lo que cuando me mosqueo... o me voy a leer o me pongo a hacer solitarios, que una no puede escribir un blog secreto con todo el mundo mirando. Pero hoy, por fin, se han ido los tres, el contrario y las niñas y yo me he quedado ricamente sentadita frente a la pantalla.

No hay demasiado que contar. Mi vida transcurre entre la calma total, la tranquilidad y la alegria de disfrutar mirando simplemente a los árboles, y los paseos con el contrario, bien a mirar cositas para el jardin, bien para coger el coche e ir a dar una gira turística por nuestra hermosa región, ahora preciosa toda verde y llena de color por millares de flores. He perdido las ganas de salir de casa, ahora casi ni me apetece salir al mercadillo, quien lo iba a decir, yo que soy/era mercadilloadicta.

Bueno, en casa solo me queda (entre otras cosillas) hacer una altísima estantería para poder colocar todos mis libros, que son un montón y que siguen apilados, metidos en bolsas, por todos los rincones de mi habitación. En cuanto consiga que el contrario me haga la estantería, podré meter el pc en mi cuarto y así tener un poco de intimidad para poder meterme en el blog sin que nadie mire lo que hago, que tal cosa lo único que consigue es que apague el pc de mala ostia, jejeje.

Os debo mi celebración de inauguración de casa, que prometí que iba a ser sonada.... y lo fué, a solas, pero muy sonada. Despues de tres meses viviendo aquí aún no había bebido la botellita de cava que tenía enfriando, pues nunca encontraba el momento, dicho sea de paso, eso ocurre porque apenas bebo nada, salvo agua. El caso es que el sábado pasado, a la una y media de la madrugada, cuando llegué a casa de buscar a mis hijas, se despertó el contrario, pues suele quedarse dormido en el sofá día sí y día tambien. Se levantó con sed y con ganas de tomarse una sidra bien fría, que le encanta. Fué a la nevera y sacó una botella y según acabó de abrirla, me di cuenta de que era mi botellita de cava, pero ya no tenía remedio, se bebió una copita y cuando iba a guardarla, decidí que una vez abierta.... era una pena que se le fueran las burbujitas, MUHAHAHAHAHAHA.......

Total, a las 4 y media de la madrugada, con un mareo de tres pares, fuí a beber el último trago y se me volvió toda la bebida a la boca.... no vomité aún no sé porqué, pero me dió un vuelco el estómago, me crujieron todas las tripas posibles y salí corriendo hacia el baño, y corri, y solamente son dos metros o tres de pasillo hasta el baño, pero no llegué a tiempo ..... lo que tan afortunadamente no eché lo por la boca ... lo eche por ..... abajo. Literalmente me "cagué por las patas abajo" y tuve que lavarme entera, lo peor es que al agacharme, me mareaba entera. No recuerdo muy bien como pude llegar a la cama, solo que las paredes parece que se movían mucho, me trinqué en la cama como pude y recé para que el contrario no se moviera en ese momento ..... pues le hubiera vomitado encima. En algún momento me dormí, no se cuando, pero me dormí.

AINSSSS, el día siguiente..... mi contrario se descojonaba entero al mirar la botella vacía y mi cara, que no me atreví ni a mirarme al espejo. Lo peor es que tenía que ir a trabajar, así que le eché arrestos , comí apenas y me tomé un ibuprofeno y salí disparada al hospital, con un poquito de suerte, no me tocaría nada complicado, que era domingo...... con lo aburridos que son los domingos ......

Precisamente ese domingo, se le ocurrió a la jefa, que las ranuras de los 13 ascensores necesitaban una buena limpieza. Claro, 13 ascensores, multiplicados por 13 plantas....... una asquerosa manera de estar toda la tarde de rodillas, levantandote y agachándote en cada planta, mirando hacia abajo, con un calor tremendo...... Os juro que se me quitó todo rastro de resaca, aunque a última hora mi compañera de suplicio ( éramos dos), me ordenó literalmente que no me volviese a agachar, temiendo sobretodo, al ver mi cara pálida, que la podía bañar si vomitaba. Menudo domingo, pensé que nunca se iba a acabar. Encima y para colmo de males, con el mareo que llevaba por tanto calor, tanto subir y bajar, me espatarré en el ascensor del público, cuando había montones de gente esperando para subir ( que me pasó en la planta baja, que ya es mala suerte) y claro, caí sobre el metal y me machaqué las rodillas, con lo que manché el pantalon con un poco de sangre. A parte de la verguenza más espantosa, que me hizo levantarme a toda ostia y sonriendo como si no me hubiera pasado nada, tuve que aguantar el cachondeo de todas mis compañeras que por supuesto, se enteraron de mi pequeño accidente y de la juerga de la noche anterior.

No vuelvo a beber, lo prometo. Bueno, vale, no voy a mentir, en breve me sentaré afuera con mi malibú con piña, pero poco cargadito. Nada de meterme otra botella. Y ya le dije al contrario, la próxima celebración... con sidra el gaitero.

12 Pinceladas:

Jo Grass dijo...

Joer nena, vaya numerito, jajaja no me extraña que te cogieras el gran pedo si casi te bebiste una botella entera de cava, jajaja A mí me sienta fatal beber, pero cuando cocino algo exquisito me gusta abrir un buen vino; ahora, como se me ocurra mezclar la cojo buena.
Espero que esa caída de ascensor no fuera muy grave.

Requetebesitos

evasiete dijo...

Jó Queli!, vaya historia!. Vaya si bautizaste la casa nueva!
Yo también hubo un tiempo que tuve que limpiar ranuras de ascensor y es una MIERDA completa, aunque no me imagino como será hacerlo con resaca.
Otro día celébralo con cerveza sin alcohol :D
besos grandes

Claire dijo...

¡¡ vaya con las burbujitas !! jajaja... que mala suerte que te tocara el faenon del domingo.. la ley de murphy, que no falla..
Yo tampoco bebo salvo en ocasiones muy contadas, pero ahora me ha dado por tener siempre vinito en la nevera por si nos apetece, o sandys que las he probado hace muy poco y me encantan. Eso sí, cuando salimos el Malibú con piña es mi favorito y hoy haciendo limpieza he descubierto que me quedan dos botellas aún sin empezar jejejeje...
Besitos ¡¡ y sigue apropiándote del PC en cuánto se despisten :-)!!

JEKKA dijo...

a mi tambien me pasa que hay dias que no tengo ganas de salir y quiero quedarme disfrutando de mi casa,me gusta el silencio soy enemiga del ruido y lo de "celebrar" hace tiempo que no lo hago pero hay veces que si apetece.
XOXO

LA YOLI dijo...

Quien te manda! Jajaja.

Yo también me he pasado alguna vez con el alcohol (desentrenada que está también una), pero no he llegado a esos extremos, GAD.

Venga, a recuperarse.

Besosss

Artabria dijo...

Hola!! Gracias por tu comentario, que me hizo mucha ilusión. Ahora, poquito a poco, estoy retomando vuestros blogs, voy viendo vuestros nicks y voy enlazandoos, porque la mayoría se me olvidaron, que desastre. Ahora ya vuelves a quedar fichada.

P.D. Tu casita está preciosa. Espero que estés totalmente recuperada, jejje.

DAISY dijo...

madre mía queli!! rebaja hija, rebaja!! jajajaj, besazossss

Saritisima dijo...

Asi me gusta a mi tambien celebrar las cosas: con alegria jejeje. Reconozco q si estoy yo contigo alli y bebo lo mismo... nos hubiesemos partido d risa la una con la otra... pq a mi tambien las burbujas del cava me trastocan a la voz d "ya". Creo q jamas pude tomar una sola copa sin efectos colaterales. Besines!!

Pepa dijo...

Es que el cava tiene un peligro... por qué tendrá que estar tan bueno el jodío? Pero nada, poca celebración me parece, eh? yo creo que todavia tienes que dar una fiesta de inauguracion a la que invites a todas tus lectoras! xDDD

La Queli dijo...

Chicas, de verdad, agarré una cogorza tal, que solo en pensar ahora en el cava .... me mareo, ajajajajajaj. Pero que conste que ha sido algo inusual, que no suele gustarme el beber, pero oye!!, un rato tonto lo tiene cualquiera, no??.

De todas formas, si que me he acostumbrado a tomarme, de vez en cuando, cuando estoy tranquila y ya anocheciendo, un malibú con piña, naranja o lo que se tercie, bien rebajadito, con poquito licor, pero disfrutándolo, con mi pitillo, un libro y casi un silencio absoluto. Es fantástico. Solo por eso, merece la pena haberme metido hasta el fondo y a mis años en una hipoteca.

carla dijo...

Y eso que no tenías nada que contar...me imagino el numerito en el hospital,jajjja...

LA VANE dijo...

Como inauguracion no la veo yo muy glamurosa, eh? Eso si, expectacular y nada discreta si que lo fue, jajaja.

Por cierto, la de veces que he dicho yo que no pruebo mas una gota de alcohol y siempre caigo.

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.